practicar
practicar
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

Un total de 150 familias ganaderas de varios cantones del país, entre ellos, San Ramón y Grecia de Alajuela recibirán una capacitación objetivo es buscar una mejor adaptación de sus fincas para afrontar el cambio climático, promovido por Fundecooperación, en conjunto con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

La propuesta -cuya inversión asciende a ₡141 millones no reembolsables provenientes del Fondo de Adaptación- pretende que productores pecuarios puedan implementar sus unidades productivas a las nuevas tecnologías al tiempo que les permita aumentar su rentabilidad.

Con esta nueva incorporación de fincas ganaderas se llegará a un total de 1.200 alrededor del país. Todas contarán con cercas eléctricas, paneles solares y sistemas de riego, entre otras tecnologías de adaptación, mitigación y gestión de riesgos, con el fin de intensificar la producción de manera sostenible.

La directora de Fundecooperación, Marianella Feoli, indicó que estas acciones se enmarcan en el Programa Adaptados que trabaja en estrecha coordinación con la Dirección de Cambio Climático del MINAE y el MAG, cuyos resultados demuestran que es posible tener acciones climáticas con grandes resultados en el sector agro.

El ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado, señaló que la implementación de la tecnología en la agricultura y la ganadería son fundamentales.  “Hemos logrado reducir el impacto en el suelo, incrementar los bancos forrajeros y mejorar la producción y generar más riqueza a las familias productoras, porque cuando se adapta la finca, el impacto positivo se refleja en las condiciones de vida de esas familias”, acotó el jerarca.

“Las inversiones en adaptación son una apuesta a la sostenibilidad de las actividades productivas”, subrayó el ministro Alvarado.

La Estrategia de Ganadería promovida por el MAG impulsa el uso de cinco tecnologías de adaptación: fertirriego de purines, cosecha de agua y pastoreo racional, utilización de bancos forrajeros y genética adaptada al cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *