practicar
practicar
practicar
post principal 1200x500-01
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

Las siete Obras Impostergables (OBIS) que desarrolla el Fideicomiso Ruta Uno de la carretera San José – San Ramón siguen ejecutándose, entre ellas, los puentes ubicados en Alajuela que llevan un adelanto de más de 50% en cada una.

El puente con mayor avance es el del Río Ciruelas (82%) y este entrará en operación el próximo mes, le sigue el puente sobre Río Alajuela con un (72%) concluido y el cual retomo operaciones esta semana, quedaría listo y funcional en el mes de octubre, mientras el puente sobre el Río Segundo lleva un adelanto del ( 51%) su primera fase se estaría habilitando a finales de agosto.

El primer grupo de obras inició el año anterior y en el primer semestre de 2021 cerró con un avance integral del 65%. Estas obras corresponden al nuevo conector entre la ruta n. ° 106 y la Ruta Uno, conocido como Conector Barreal-Castella, así como la ampliación de los puentes sobre Río Alajuela, Río Ciruelas y Río Segundo y la ampliación del paso a desnivel en Firestone.

En cuanto a las del segundo grupo, correspondientes a la ampliación sobre el Río Torres (a 8 carriles) y el mejoramiento del Intercambio Circunvalación (a la altura del Monumento al Agua), el contratista se encuentra desarrollando los estudios técnicos, los diseños constructivos, los planes de trabajo, labores que alcanzan un 60% de avance. De esa forma, se tiene programado iniciar la etapa constructiva de esas obras a finales del próximo mes de agosto, una vez se resuelvan varios procesos que se llevan a cabo para la liberación del derecho de vía.

El Fideicomiso recordó que la contratación de las OBIS se realizó bajo el esquema de “diseño y construcción a suma alzada”. Esto quiere decir que el contratista asume los riesgos asociados errores en los diseños, estimación de cantidades y costos de las obras, de modo que esa responsabilidad no se le transfiera a la administración.


“De esta manera, nos aseguramos que las contratistas no se vean motivadas a hacer cambios en los diseños para tratar de aumentar los costos; por otro lado, tampoco cabe la posibilidad del reconocimiento de cantidades de obra adicionales al contratista, ya que los pagos se realizan con base en el precio total ofertado y conforme el avance efectivamente alcanzado por el contratista en cada rubro de obra” explicó la ingeniera Hadda Muñoz, directora de proyecto.

“Estos contratos a suma alzada también facilitan la fiscalización y supervisión, ya que permite que las labores estén enfocadas a la verificación de la calidad de las obras”, puntualizó la directora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *