practicar
practicar
practicar
post principal 1200x500-01
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

 

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto Nacional de Innovación y Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), con apoyo de Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, llevarán a cabo dos programas para mejorar la actividad ganadera del país.

El primero contempla la creación de 75 Fincas Escuelas ubicadas en las regiones de: Central Occidental (San Ramón, Grecia, Alajuela), Central Oriental (Coronado, Cartago, La Unión, Jiménez, Turrialba, Pacayas, Tierra Blanca) y Central Sur (Acosta, Puriscal, Aserrí, Mora, Santa Ana, Carara); las cuales se unirán a 25 que ya funcionan actualmente en otras regiones, para un total de 100 unidades demostrativas que servirán de modelo para después llevarlas al resto del país. Para esta actividad se destinaron ¢100 millones no reembolsables y el objetivo es el desarrollo de animales más resistentes al clima, al calor, a ciertas plagas y a terrenos difíciles, para que puedan generar un mejor aprovechamiento de los pastos y forrajes, y así disminuir el costo de la dieta.

El segundo, con una inversión de la misma cantidad, pretende impulsar el mejoramiento genético en los hatos ganaderos en alturas menores a los 1.400 metros sobre el nivel del mar, así como mejorar al rebaño bufalino del país. Además, se incluye la creación de un centro de mejora, que será desarrollado en la Universidad Técnica Nacional con sede en Atenas, en apoyo al Comité Nacional Bufalero.

Los recursos provienen del programa “Adapta2+” que es financiado por el Fondo de Adaptación, en colaboración con la Dirección de Cambio Climático, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería. Ambos proyectos iniciarán su ejecución en el mes de octubre de 2020.

Los participantes contarán con tecnologías avanzadas en elementos sanitarios y de reproducción, además de implementar técnicas de adaptación y aumento en rentabilidad, como pastoreo racional, fertirriego de purines y violes, cosecha de agua de lluvia, entre otras.

“Cuando logramos encontrar estas tecnologías que permiten reducir costos, incrementar productividad, mejorar eficiencia y al mismo tiempo reducir emisiones, es el enfoque de fortalecimiento económico sostenible perfecto, que el país y el mundo necesitan para construir la nueva normalidad post-covid-19”, explicó el ministro de Agricultura y Ganadería, Renato Alvarado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *