practicar
practicar
practicar
post principal 1200x500-01
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

Ayer, la tristeza caló en muchos alajuelenses al conocer la noticia de la muerte de doña Yaudicia Solano Rodríguez, de 101 años de edad, una poaseña, madre de dos hijas y reconocida como la abuelita bailarina de Alajuela, en cada celebración patria.

Su hija, María Eugenia solano comentó a Alajuela Digital que, su madre murió de vejez, ya que no padecía ninguna otra enfermedad, » a eso de las 10:20 a.m. de ayer, yo le iba a dar cafecito y ya la vi mal, y donde la vi así, pues tomé un librito de oraciones y le hice una, la encomendé a Dios, porqué es lo único, Dios me dio fuerzas porque estaba yo sola».

La alegre Yaudicia, fue una participante activa de cada desfile, un 11 de abril o 15 de setiembre, con su baile y contentera acompañaba a las bandas de música y a los estudiantes en el recorrido por las calles del centro de Alajuela y los espectadores le alababan y compartían con ella ese gozo por el baile auténtico, por ello, la querida abuela marcó el corazón de muchas personas.

Su hija Eugenia quien estaba a su cargo los últimos años, narra que su madre siempre estuvo muy alegre máxime al participar de los desfiles, tanto así que hasta hace 6 años atrás aún realizaba su danza, pero luego ya por algunas limitantes como perdida de la audición, osteoporosis y afectación en su vista tuvo que dejar de lado el baile, pero solo físicamente, porque en su corazón vive.

» La gente la sigue a ella, porqué como ella es así, bueno bendito sea Dios todas aquellas personas que me le tuvieron buena voluntad», dijo Solano. 

Foto del baile por su cumpleaños número 100, compartida a Alajuela Digital en el 2020.

El año anterior, el 6 de enero, la amada abuelita cumplió su centenar de vida y tanto Eugenia, como su otra hija Ana Lucía, además, de sus nietos, biznietos y tataranietos, así como más familia y algunos amigos le festejaron como a ella le gusta con música y bailes, le llevaron un mariachi y doña Yaudicia no dudo en ponerse de pie, con las fuerzas que aún guardaba y bailar un rato más.

Ese mismo año, la famosa abuelita, fue operada de la vista, gracias a la colaboración del Club de Leones y ya para este mes de mayo y según lo que dice su hija, ella podría ver bien, pero un derrame en el ojito se lo imposibilitó, sin embargo, no dejo de ser feliz.

A fin de cuentas, ni el Covid venció a Yaudicia, y sus hijas están agradecidas con Dios por la vida que le permitió a la corronga abuela, a pesar del dolor que causa toda muerte.

«101 años no se los brinca cualquiera, una señora bien trabajada, con tantos esfuerzos desde pequeña, y agradecemos a las personas que le tienen tanto cariño a mi madre». finalizó Solano.

Parte de la familia de doña Yaudicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *